viernes, 17 de abril de 2009

Regale una Sonrisa








Este es un vivo ejemplo de como se puede ayudar a proveer una cirugía a niños como estos. Unete al amor de Dios ayudando y mira aqui los resultados.



























Kai-Kai - China.

Kai es nuestro " Niño De Oro" y una vez más quiero recordar como éste bebito el mismo día de su nacimiento fué dejado en la puerta de un orfanato en la ciudad de Yibu, provincia de Chejiang, en China. Sus padres? sólo Dios sabe en estos momentos quienes son, quizás con el rodar de los años algún día se sepa. Yibu es una pequeña ciudad industrial donde se fabrican la mayor parte de objetos pequeños que van de China a todas partes del mundo incluyendo Estados Unidos, pequeñas cosas plásticas como peines, cepillos, jugueticos chiquitos, etc. A pesar de ser una ciudad bonita, como casi todas las ciudades de China, (por lo menos las que yo he visto) es una ciudad pobre que se nutre de la labor de los campesinos jovenes y pobres que no desean trabajar en el campo y viajan (como pueden) millas y millas hasta llegar a esta ciudad. Las fabricas les proveen con alberges en los edificios aledaños donde viven mientras están trabajando sus largas jornadas de faenas, para después regresar a sus casas donde los esperan ansiosos sus padres para recibir el dinerito acumulado por ellos durante su lejanía en Yibu. Suponemos, tanto Po-Po como Munny y Scott, que una pareja de jovenes como éstos, son los padres biologicos de Kai-Kai. Jóvenes que como producto de un romance concibieron esta preciosa criatura que dado a su necesidad económica, la lejanía de sus hogares y la deformación de la boquita de nuestro "Niño de Oro" tomaron la opción de dejarlo en la puerta del orfanato momentos antes de que éste abriera sus puertas a las 6:00 de la mañana. Benditos sean éstos padres, que respetando el quinto mandamiento de la Ley de Dios decidieron lo mejor, no sólo para su muchachito, sino también para llenar de amor el corazón de dos seres y su familia en este país, que no les ha importado el enorme esfuerzo y sacrificio económico que tienen que hacer para darle la felicidad a Kai-Kai regalandole una sonrisa. Estoy segura que sus padres biologicos donde quiera que esten estarán por siempre pensando en éste angelito y pidiendole a Dios que siempre derrame bendiciones sobre él. Espero que éstas fotos de Kai, así como las que muestro más abajo de antes y despues de las cirugías toquen el corazón del que las vea y ayuden con la infima cantidad que Rosalyn Sanchez y el grupo de "Operación Sonrisa" piden como ayuda para reunir los 250.00 que hacen falta para regalarle a un niño una sonrisa.







Guillermo — Nicaragua
Un día cuando mi madre estaba embarazada conmigo, ella voltió a ver el cielo entenebrecido y se dio cuenta que había un eclipse solar. Más tarde, cuando yo nací con el labio y paladar hendido, ella y mi padre dijeron que fue culpa del eclipse. Afortunadamente, ellos oyeron de una campaña de Operación Sonrisa que venía a Managua, cerca de donde vivíamos. Ahorraron como pudieron, mi mamá trabajando como costurera y mi padre como albañil, y lograron juntar suficiente dinero para pagar nuestro pasaje. Ahora, a los 5 meses de nacido, mi labio ha sido reparado.
Mi familia dice que sonrío mucho más ahora. Todavía me falta otra cirugía para reparar mi paladar, pero ya voy a medio camino. Mis padres le dijeron a los médicos voluntarios que fueron tan amables: "Nosotros estamos muy agradecidos porque estas campañas médicas ayudan a la gente pobre. Con la vida tan difícil aquí en Nicaragua, la gente no podría costear estas cirugías. Nosotros no le podemos pagar a estas personas lo que hicieron por nuestro hijo y por otros niños."


Ngan — Vietnam
En mi idioma, mi nombre Thanh Ngan quiere decir "estrella". Nací en una familia de solo tres personas, pero nací manchado con un labio hendido y un hoyo enorme en mi paladar. Durante los primeros tres años de mi vida, viví en vergüenza y aislamiento en una pequeña aldea en la provincia de Quy Nhon al sur de Vietnam.
Cuando mi familia escuchó que Operación Sonrisa llegaba a Danang en el 2002, viajamos muchas millas para ver si me podían ayudar. Aunque llegamos muy tarde en el día que tocaba la evalvación médica, nuestros esfuerzos dieron resultados. Fui aceptado para la cirugía. Ahora mi estrella resplandece y mi futuro tiene tantas posibilidades como los cielos mismos.



Vera — México
Vera Regresa con la Esperanza de una Segunda Cirugía
Vera nació con paladar y labio hendido. Siendo la única hija en la familia con una deformidad, su familia tenía la esperanza de que Operación Sonrisa México, A.C. ayudaría a Vera a llevar una vida normal. En el 2005 Vera fue una de los 48 niños atendidos por Operación Sonrisa en Guadalajara, Jalisco. Allí recibió la primera cirugía gratuita para corregir su labio hendido. En septiembre del 2006 Hilda, madre de Vera, llevó a su hija al lugar de la misión médica para recibir una segunda cirugía que serviría para corregir su paladar hendido. Ahora la familia de Vera se encuentra feliz y ella tiene la oportunidad de vivir un brillante futuro.

Thanh — Vietnam
"Sut" quiere decir labio partido y es un nombre terrible para un niño. Pero eso fue lo que toda la gente de mi aldea me llamaba durante los primeros nueve años de mi vida. A diario el labio hendido con que nací me provocaba humillación y dolor. Mi primer día de clases, los otros niños se burlaron tanto de mí por mi boca desfigurada que me rehusé a regresar a la escuela. Parecía que toda mi vida estaba arruinada por esta maldición.
Pero entonces apareció Operación Sonrisa. Durante la campaña en Vung Tau, Vietnman, recibí una nueva sonrisa, nuevos amigos y retomé mi nombre Thanh que quiere decir "Cielo Azul". Ahora no hay límites para mí. He regresado a la escuela y a la vida y el futuro está radiante.


Arnoldo — Venezuela
Sólo tenía cinco años, pero ya sabía lo que era el rechazo, la negación y la decepción. Es una lección difícil para un niño como yo con tantas ganas de ser normal. Sin culpa alguna, nací con un labio hendido que me dejó con la cara desfigurada. Dice mi madre que cuando salía de mi casa, me agachaba y me cubría la cabeza porque me dolía tanto que se me quedaran viendo. Pero me encanta jugar béisbol y tuve que armarme de valor para juntarme con los niños de mi pueblo y jugar por la manera en que se burlaban de mí.
Cada noche antes de irme a dormir, yo me arrodillaba y oraba por un milagro que me dejara con la cara igual que otros niños. Mis oraciones fueron contestadas. Durante una campaña de Operación Sonrisa en Barinas, Venezuela, fuí unos de los 160 niños seleccionados para la cirugía. Cuando mi padre me vio en la sala de recuperación dijo: "Siento gozo, mucho gozo. Les agradezco a todos los doctores. Que sigan ejerciendo esta buena obra, no solamente para mi propio hijo, pero para todos los niños que la necesitan."

Haz un esfuerzo, regala una sonrisa...... y dejamelo saber. Gracias, y que Dios te bendiga!



Hoy, 2000 años despues que San Lucas relata el nacimiento de Jesús Nuestro Señor, los angeles tambien cantan: "Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad." San Lucas 2:14

2 comentarios:

Ohilda dijo...

MOM!!! That was BEAUTIFUL. You know how much those cleft babies mean to me and seeing those beautiful faces, BEFORE and AFTER surgery makes me want to bring home...JUST ONE MORE! Oh, if God could grant me that wish. Can you imagine another Kai Kai in the family? :)

I love you and I love your heart.

Thank you for speaking up for these beautiful children.

Munny

Jordana Cornejo dijo...

Alguien puede ayudar a encontrar a la mamá de la niña Vera d México x favor